10 años del mp3


Estos días el mundo de la tecnología celebra el décimo cumpleaños del reproductor MP3. La verdad es que resulta bastante complicado ponerle una fecha de nacimiento exacta. El MPMan F10 fue el primer reproductor capaz de reproducir este tipo de música comprimida y se presentó en la feria CeBIT de Hannover de 1998, celebrada durante el mes de marzo. No estuvo a la venta, sin embargo, hasta mediados de año y pronto quedó eclipsado por el que muchos aún consideran el primer reproductor de MP3 con auténtica vocación comercial, el PMP300 de Rio, que tuvo problemas con la RIAA -el equivalente a la SGAE estadounidense- desde el primer momento.

El MPMan costaba 250 dólares, tenía la estética de un pequeño tanque y un display de LCD similar al de un reloj despertador. En su interior cabían 32 MB -unas 7 canciones- claro que en la época las colecciones de MP3 en los discos duros de los ordenadores eran más bien pequeñas. Lo habitual era conseguir archivos MP3 en servidores FTP cuya existencia se conocía a través de páginas web o ir directamente a los grupos de noticias. La revolución de este formato no llegaría hasta el año siguiente cuando Napster apareció en el mercado y se convirtió en un fenómeno de masas, sobre todo en las universidades de EE.UU.

Para entonces la capacidad de estos reproductores había superado la barrera de los 250 MB y en el año 2000 Creative consiguió superar la del GB al poner en el mercado el Nomad Jukebox, que tenía una unidad interna de 6 GB, suficiente para 150 CD.

Por lo visto el cumpleaños del formato de compresión ha pasado desapercibido, eclipsado por los diez años del reproductor. El formato MP3 se aprobó en el año 1991 pero no se terminó hasta 1992 y no pasó a ser un estándar internacional integrado dentro de MPEG-1 hasta el año 1993, así que en 2008 no sólo celebramos los 10 años del primer reproductor sino también los 15 años de la técnica de compresión que ha permitido la distribución en la red y por tanto ha cambiado el negocio de la música para siempre -gracias a Dios-. Da escalofríos pensar que algunos de los chavales que hoy van "enchufados" al reproductor son más jóvenes que el propio MP3. Cómo pasa el tiempo.

Noticia extraída de El Mundo

No hay comentarios.: