Bill Gates deja Microsoft


Bill Gates se retira hoy de Microsoft, aunque seguirá yendo a la empresa una vez por semana para trabajar en proyectos especiales. Este hecho marca el fin de una era para el gigante del software y deja la presidencia ejecutiva en manos de Steve Ballmer. En 33 años al frente de la compañía Gates, se convirtió en un icono de la informática y en uno de los tres hombres mar ricos del planeta.

Gates de 52 años deja atrás una vida dedicada a desarrollar software para trabajar a tiempo completo en su fundación de caridad, “Bill & Melinda Gates Foundation”. El tercer hombre más acaudalado del mundo (por debajo del mexicano Carlos Slim y el estadounidense Warren Buffett) es dueño del 8,7% de la compañía, lo que representa 23.000 millones de dólares. Ballmer suplantó a Gates como presidente ejecutivo en el año 2000 y ahora quedará al frente de la empresa.

Bill Gates abandonó la Universidad de Harvard en 1975 para fundar Microsoft Corp. Programó una computadora por primera vez a los 13 años, creando un sistema de horarios de clases para su escuela secundaria en Seattle. A medida que ganaba experiencia, se dio cuenta del potencial que tenía el software para cambiar la forma en que trabajaban, jugaban y se comunicaban los humanos. Su primer éxito llegó en 1980 cuando él y sus colegas firmaron un acuerdo para construir el sistema operativo que se hizo famoso como MS-DOS para la nueva computadora personal de International Business Machines Corp. (IBM).

Bajo la dirección de Gates, Microsoft mantuvo durante más de 30 años la filosofía de que la firma tenía que desarrollar en la casa sus propios productos, en vez de adquirir compañías que ya los tenían en el mercado.Los aparentemente ilimitados recursos económicos de Microsoft permitieron a Gates sustentar esta filosofía y gastar centenares de millones de dólares en investigación y desarrollo.
Así, cuando Microsoft decidió entrar en el mercado de las consolas de vídeo, en vez de adquirir una de las empresas existentes, Gates decidió que la compañía creara de la nada su propio producto, Xbox.

Lo mismo sucedió cuando el éxito del iPod de Apple forzó a Microsoft a adentrarse en el terreno de los reproductores de música digital. Tras centenares de millones de dólares y a pesar de las críticas sobre la idoneidad del producto, la multinacional puso en el mercado el reproductor Zune.


Aunque los primeros pasos comerciales de estos productos no fueron precisamente prometedores, Gates se mantuvo fiel a su idea de que Microsoft tenía que partir de cero a la hora de introducirse en nuevos campos. Pero a medida que Gates empezó hace dos años su paulatina retirada de Microsoft, los nuevos directivos han ido abandonando esa filosofía.

No hay comentarios.: