La singularidad tecnologica


Para variar, repasemos un tema sin lugar a duda interesante, espero que tanto texto no los asuste y lean todo el material que aqui les pongo. Vamos, que solo les costara media hora de television sin sentido ¿No?


Singularidad
. Un término que está apareciendo en todas partes: documentales de televisión, historias de ciencia ficción, conferencias científicas. Esta semana fue el tema al que se dedicó la publicación IEEE Spectrum y uno de los más debatidos en el World Science Festival. La Singularidad Tecnológica (para diferenciarla del concepto de Singularidad en la física) contempla un momento en la historia donde el progreso tecnológico genera un cambio “comparable al nacimiento de vida humana en la Tierra. La causa precisa de este cambio es la creación inminente de entidades con inteligencia mayor a la humana por medio de la tecnología”, escribió Vernor Vinge, autor de ciencia ficción que propuso el término de Singularidad Tecnológica en un ensayo publicado en 1993. Allí Vinge especula que este cambio podría darse por medio de la inteligencia artificial, las interfaces humano/computador, o por la modificación biológica del genoma humano. Luego de este punto, terminaría la historia humana.

El mismo Vinge fue entrevistado recientemente para el especial de IEEE Spectrum, escribió un nuevo ensayo respondiendo a argumentos sobre el tema planteados en otros artículos del mismo especial y dice que continúa firme con la predicción planteada en 1993:

Creo que es probable que con la tecnología podamos, en un futuro muy cercano, crear o convertirnos en seres más inteligentes que los humanos. Tal singularidad tecnológica revolucionaría nuestro mundo, llevándolo a una era post-humana. Si fuera a pasar dentro de un millón de años, no valdría la pena preocuparse. ¿Así que a que me refiero cuando digo “un futuro muy cercano”? En mi ensayo de 1993, “El Advenimiento de la Singularidad Tecnológica”, dije que estaría sorprendido si la singularidad no sucediera para el 2030. Mantengo mi posición con respecto a esa afirmación asumiendo que evitamos las descomunales catástrofes –cosas como las guerras nucleares, las superplagas, las emergencias climáticas– a las que le dedicamos apropiadamente nuestra ansiedad.

En ese punto Vinge espera que la singularidad se manifieste como una combinación de elementos:

El Escenario IA: creamos inteligencia artificial (IA) superhumana en computadores.
El Escenario AI: mejoramos la inteligencia humana por medio de las interfaces humano/computador, logrando amplificación de la inteligencia (AI).
El Escenario Biomédico: incrementamos directamente nuestra inteligencia mejorando la operación neurológica de nuestros cerebros.
El Escenario Internet: la humanidad, sus redes, computadores, y bases de datos se vuelven lo suficientemente efectivas como para ser consideradas un ser superhumano.
El Escenario Gaia Digital: la red de microprocesadores embebidos se vuelve lo suficientemente efectiva como para ser considerada un ser superhumano.

Cada autor que participó en el especial de Spectrum tiene sus propias visiones sobre la singularidad. El filósofo Alfred Nordman critica las extrapolaciones usadas para los argumentos sobre el tema, y usa tendencias para hacer sus pronósticos (una técnica bastante criticada en los comentarios). Vernor Vinge le responde usando su misma técnica: tendencias que apoyan la posibilidad de la singularidad tecnológica. Una es la tendencia a largo plazo de la vida hacia una mayor complejidad, lo que algunos ven como un progreso imparable hacia el mejoramiento que solo podría ser detenido por una catástrofe. Como humanidad hemos pasado de la capacidad de adaptarnos para la supervivencia por medio de la selección natural de rasgos hereditarios a nuevos medios de adaptación y resolución rápida de problemas:

Desde hace algunos miles de años los seres humanos han empezado el próximo paso, creando herramientas para soportar las funciones cognitivas. Por ejemplo, escribir es una función de descarga de la memoria. Estamos construyendo herramientas –computadores, redes, sistemas de base de datos— que pueden acelerar los procesos de adaptación y resolución de problemas. No es sorprendente que entusiastas de la tecnología hayan empezado a hablar de las posibles consecuencias.

Vinge dice que dependiendo de nuestro ingenio (y el de nuestros artefactos) existe la posibilidad de una transformación comparable al surgimiento de la inteligencia humana en el mundo biológico.

La otra tendencia es el aumento exponencial de hardware en los computadores descrito en la Ley de Moore, formulada por el co-creador de Intel Gordon E. Moore en 1965, y que actualmente sigue cumpliéndose — aproximadamente cada dos años se duplica el número de transistores en un circuito integrado. Esto indica que la complejidad de los chips aumenta, y debido a la producción exponencial, disminuyen los costos. Moore dijo en una conferencia el año pasado (2007): “mi ley dejará de cumplirse dentro de 10 o 15 años”, pero también afirmó que nuevas tecnologías vendrán a suplir la actual.

Bueno, volvamos al ensayo de Vinge. Él menciona que las nuevas tecnologías para los componentes posiblemente sean nanotubos de carbono, y un nuevo método para el emplazamiento a alta velocidad que posiblemente sea autoensamblaje. Y sobre la demanda, dice que lo más notable de la Ley de Moore es que permite mejoras en comunicaciones, almacenamiento de información, lógica embebida, planeación y diseño en áreas directa o indirectamente importantes para todas las empresas. “Desde que se desarrolle software que haga uso de la Ley de Moore, continuará la demanda para el progreso”.

Extraido de Proyecto Liquido

No hay comentarios.: